Pedro Ballesteros, Master of Wine español, será el encargado de dirigir la cata de Terra de Garnatxes en torno a un viaje por esta variedad mediterránea, el próximo día 12 de mayo en el marco de la Feria Nacional del Vino, que se desarrollará en el Pabellón Ferial de Ciudad Real. Los vinos que Ballesteros presentará serán, en su mayoría, pertenecientes a la Asociación Terra de Garnatxes y presentes en esta VIII edición de la Feria Nacional del Vino. De forma concreta, algunos de los caldos que marcarán este viaje por las mediterráneas son: Rita de Vinyes Domènech, DO Montsant; La Pell Puresa, de La Gravera DO Costers del Segre; Edetària Selecció Blanco de Edetària, DO Terra Alta; Microvi Garnatxa Roja, de La Vinyeta DO. Empordà; Finca Viladellops de Viladellops, DO Penedés; La Pell Saviesa, de La Gravera DO. Costers del Segre; La Personal, de Edetària DO Terra Alta; Teixar Garnatxa Peluda, de Vinyes Domènech DO Montsant; Clos Figueras, de Clos Figueras, DO Priorat y Sereno, de la Vinyeta DO Empordà.

El objetivo principal, según destaca Joan Ignasi Domenech, presidente de Terra de Garnatxes, “es dar a conocer nuestras variedades entre los consumidores y  distribuidores extranjeros”, y en este sentido “la Feria Nacional del Vino por su proyección internacional es un marco idóneo porque como todos sabemos que FENAVIN es una de las ferias más importantes internacionales que se celebran en España”. En este sentido, se expresa Pedro Ballesteros para quien el fin fundamental “es dar valor a las garnachas catalanas equiparándolas, a las mejores del mundo”, constituyendo el objetivo principal de la asociación, además de potenciar esta variedad mediterránea creando foros de debate permanentes e intercambios de conocimientos entre profesionales y empresas en torno a la variedad. Para Ballesteros, que es la segunda ocasión que visita FENAVIN “esta feria constituye una iniciativa muy interesante, con una amplia visión internacional”.

Terra de Garnatxes, un proyecto sin ánimo de lucro con la influencia mediterránea como denominador común.

El fin, explica, su presidente, es poner en valor la garnatxa mediterránea “que es nuestro patrimonio cultural, tanto histórico, paisajístico y, por supuesto, como principal variedad de nuestra región”. En sus orígenes, fueron cuatro las bodegas fundadoras de este proyecto sin ánimo de lucro, aunque en la actualidad lo componen un total de 10, pues, cómo subraya Domenech, se trata de una asociación abierta a todo el mundo. Domenech puntualiza que gracias al trabajo desarrollado durante estos años, la garnatxa ocupa hoy el lugar que le corresponde, y lejos de ser una moda, o algo pasajero, el presidente de la asociación quiere dejar claro que ha venido para quedarse.

Para finalizar, en cuanto a sus cualidades destaca que la garnatxa “es aterciopelada, voluminosa, es golosa, es fresca, es fruta, es brisa marina, es salina”, en definitiva, tiene todas las connotaciones del mediterráneo, “es la variedad mediterránea por excelencia”, concluye.

+info: www.fenavin.com