El vino aromáticamente es clasificado en tres tipos de aromas:
– Primarios o procedentes de la uva
– Secundarios o derivados de la fermentación alcohólica y maloláctica (especialmente en tintos esta última)
– Terciarios ó derivados de la crianza en barrica y en botella del vino.

¿Qué son los aromas primarios?

Son el conjunto de aromas que caracterizan y diferencian a una determinada variedad de uva en un entorno determinado. Estos aromas varían, para una misma variedad y clon, según el suelo, el clima, las particularidades de manejo del cultivo y el medio o entorno que rodea a la viña.

¿Cuáles son los aromas primarios?

En general se hablan de cuatro tipos de aromas primarios: aromas florales, frutales, vegetales y minerales. De mayor ó menor intensidad unos u otros, dependiendo de la variedad y por supuesto, con relación a nuestra capacidad olfativa.
El olfato, indudablemente, está ligado a la memoria (nunca sabremos interpretar o descubrir un olor, por ejemplo a cassis, si no hemos olido nunca este fruto). Existe una gran cantidad de aromas cuya componente esencial se ha determinado químicamente y se ha podido cuantificar.

En Finca Viladellops podemos encontrar las siguientes notas:

Aromas primarios en Xarel·lo: cítricos, anisados, prado, heno, pera, manzana verde, frescos y con ligero toque rústico-vegetal que da estructura.
Aromas primarios en Garnacha: ciruela, mora, confitura, frambuesa, frutas del bosque, grosella, pimienta blanca…
Aromas primarios en Syrah: fresa, higo, mora, pimienta, canela, clavo, trufa, zarzamora, violeta, mineral grafito…
Aromas primarios en Samsó (cariñena): violeta, hierba fresca, mineral piedra seca, cuero, regaliz…

 

Carlos Nieto Pardal.
Enólogo Finca Viladellops