Los Sulfitos (III)

¿Por qué se ha de reflejar en el etiquetado de los vinos que éstos contienen sulfitos?

Porque existe una normativa europea que obliga a hacer mención a su contenido, siempre y cuando la cantidad contenida en los vinos supere los 10mg/l de SO2 (anhídrido sulfuroso o dióxido de azufre). Son muy pocos los vinos elaborados que estén bajo estos niveles, para ellos se puede mencionar VINO SIN SULFITOS O NO CONTIENE SULFITOS.

¿Por qué se establece esta normativa de obligatoriedad en el etiquetado?

El anhídrido sulfuroso y sus derivados, “los sulfitos” se han considerado como “alérgenos” en el sector alimentario. No sólo se emplean en el vino, sino a una importante cantidad de alimentos, utilizándose siempre como conservante de los mismos.

  • Existe una primera directiva comunitaria 2003/84/CE donde ya se consideraba que los sulfitos podían afectar a personas alérgicas y/o asmáticas, originando intolerancias. Las patologías descritas mencionan casos de dolores de cabeza, dolores y/o ardores de estómago, dermatitis, dificultades respiratorias, tos y otros tipos de reacciones alérgicas. Se considera entonces que cantidades de SO2 superiores > 10mg/l pueden afectar a personas que padecen asma.
  • Reglamentos CE nº 1493/1999, 17 mayo de 1999; CE nº 1622/2000 del 24 de julio de 2000, aluden a cantidades límite máximas de anhídrido sulfuroso (SO2) contenido en los vinos. Actualmente para vinos blancos y rosados es 210mg/l y para tintos 160mg/l.
  • El Reglamento de ejecución CE 607/2009 obliga a mencionar en el etiquetado de los vinos la leyenda: “contiene sulfitos” o “contiene dióxido de azufre” cuando se supere la cantidad de 10mg/l de SO2.
  • En una directiva 200/13 CE, del 20 marzo del 2000, a diferencia con otros productos alimentarios NO se obliga al vino a hacer una descripción en la etiqueta de sus ingredientes o contenido.
  • Existe otro Reglamento de ejecución CE 579/2012 del 29 de junio de 2012, donde se establece la normativa de etiquetado en el vino considerando 3 tipos de alérgenos, no sólo para el sulfuroso, sino también para el huevo y derivados y leche y derivados. La mención obligaría a señalar en el caso del huevo: contiene “huevo”, “producto del huevo”, “lisozima del huevo”, “ovoalbúmina”. En el caso de la leche: contiene “leche”, “productos lácteos”, “caseína láctea”.Las menciones escritas que son obligatorias si se emplean estos productos, pueden ir acompañadas de los siguientes pictogramas:

Logos alergenos sulfitos finca viladellops

Pero esto no lo hemos de confundir con los 3 alérgenos, que sí se han de mencionar. No se habla de cantidades, sólo se confirma su presencia.

El no hacerlo podría llevarnos a sanciones de confirmase, en analíticas llevadas por laboratorios que desarrollen métodos oficiales, su presencia.

Carlos Nieto Pardal.
Enólogo Finca Viladellops