Sitges volverá a tener un “Mercat de Pagès”

Slow Food del Garraf i Penedès presenta el primer Mercat de la Terra Slow Food que se organiza de forma estable. Finca Viladellops contará con un stand en el Mercat de la Terra organizado por Slow Food del Garraf i Penedés. La primera cita será el sábado 2 de agosto a las 17.30 horas, en los jardines del Retiro en Sitges.

Una veintena de productores inaugurarán el sábado 2 de agosto el Primer Mercat de la Terra Slow Food en Sitges. Los productores socios de Slow Food expondrán y venderán directamente al consumidor fruta, verdura, gallo del Penedès, huevos, pan, harina, embutidos, vinos, cerveza artesanal, queso, chocolate y miel.

“El objetivo de este Mercat de la Terra es promover los productos de proximidad y acortar las distancias entre productores y consumidores”, explica Luna Coppola, coordinadora del Mercat de la Terra Slow Food de Sitges.

Uno de los objetivos principales del Mercat de la Terra, es convertirse en un referente de educación al gusto, a las buenas costumbres alimenticias y salvaguardar la biodiversidad. “La educación del consumidor es para nosotros tan importante como el conocimiento y conseguir la conexión directa entre productor y consumidor”, remarca Luna Coppola. “Creemos que un consumidor responsable puede elegir dónde comprar y ayudar al productor en su tarea diaria”.

El Mercat de la Terra Slow Food de Sitges se celebrará de forma continua los primeros sábados de mes, en los jardines del Retiro.

El proyecto organizado por Slow Food del Garraf i Penedès, cuenta con el patrocinio de la Sociedad Recreativa El Retiro de Sitges y con la colaboración de NODE Garraf, el Ayuntamiento de Sitges y Turismo de Sitges.

Mercats de la Terra

Los Mercats de la Terra tienen como objetivo crear una red de venta de proximidad de alimentos de calidad ofrecidos y producidos por agricultores, ganaderos, pescadores y transformadores, siguiendo un protocolo de producción que responde a los conceptos de BO, NET Y JUSTO, con productos que sean locales, de temporada, obtenidos con procesos tradicionales en el respeto del medio ambiente y del trabajo, y que finalmente tengan un precio correcto para quien los compra y para quien los produce.